¿Sentarse cerca de la TV es realmente malo para la salud?

Foto: Pinterest.es

¿A quién no lo regañaron de niño por estar mirando la TV demasiado cerca?

Todo padre alguna vez tuvo que hacerlo, y sus argumentos varían en un espectro que va desde un leve daño a la vista hasta la simple ceguera, dependiendo de la propensión a la hipotética tragedia aleccionadora del progenitor.

¿Qué hay de cierto en todo esto?

  • Mirar demasiado cerca la TV

El daño a la vista ocasionado por situarse demasiado cerca de la televisión es un mito.

La publicación Scientific American rastrea el origen de este mito hasta la década de 1960, cuando la compañía General Electric comercializó una novedosa televisión a color que emitía una cantidad excesiva de radiación, hasta 100.000 veces más de lo que las autoridades consideraban razonable.

La empresa rápidamente retiró los aparatos defectuosos del mercado y solucionó el problema, pero la creencia de que la cercanía a la TV podía dañar la vista se mantuvo.

Lo cierto es que la distancia a la que se mira la televisión no incide en absoluto en un potencial daño a la vista, ni en la década del 60 ni hoy en día, con aparatos LCD y de pantalla de plasma, según asegura Lee Duffner de la Academia Americana de Oftalmologìa.

Los niños tienen una capacidad mucho mayor que los adultos de mirar la TV desde muy cerca sin experimentar cansancio en la vista, por lo que es común que adquieran el hábito de hacerlo (incluso también leer algo fijando la vista muy cerca del libro).

A veces, ver la televisión desde muy cerca puede llegar a ser una señal de miopíaen el niño, ya preexistente.

Eventualmente, la única consecuencia de mirar TV demasiado cerca es el cansancio de la vista, lo que se soluciona apagando el aparato y con un buen sueño reparador.

Fuente: Pinterest.es

  • Daños que sí puede ocasionar la TV

Pueden haber, sin embargo, otros inconvenientes asociados indirectamente a la exposición a la TV, pero que no dependen de la distancia a la que se mira sino del tiempo que se dedica a esta actividad.

Consecuencias de sentido común que han sido comprobadas, como el hecho de que los niños que pasan muchas horas frente a la TV son más propensos al sobrepeso, lo que puede más tarde convertirse en un problema de salud.

Foto: Pinterest.es

También, razonablemente, cierta clase de contenido puede afectar la conducta del niño y, según algunos estudios citados por Scientific American, los niños que miran demasiada televisión pueden llegar a «sentir que el mundo es aterrador y que algo malo les va a pasar».

Cabe mencionar, por otra parte, las consecuencias positivas del consumo televisivo en niños, como la expansión del vocabulario y el aprendizaje de nuevas palabras.

Fuente: vix.com