Controla la gastritis con estos trucos caseros

Foto: ranchera957.fm

Hay muchos medicamentos que pueden ayudar a controlar la gastritis. Pese a esto, es fundamental que los pacientes afectados cambien su estilo de vida para prevenir complicaciones.

Si bien los remedios calman momentáneamente las molestias, son los hábitos los que determinan si reaparecen, se curan, o se hacen más graves.

La aplicación de algunos trucos naturales es una excelente opción para combatir la enfermedad sin necesidad de excederse en el consumo de fármacos. Hoy hemos recopilado los mejores para que los pongas en práctica.

Consumir gelatina fría

La gelatina es un alimento lleno de nutrientes esenciales que benefician el organismo. Sus aminoácidos, vitaminas y minerales ayudan a reparar el revestimiento estomacal, controlando la inflamación.

Consume una porción de gelatina fría cuando sientas ardor o cualquier síntoma de gastritis.

Comer una banana

Por sus aportes de fibra y antioxidantes, la banana es uno de los remedios tradicionales para paliar las dificultades digestivas que se producen debido a la gastritis.

Es un alimento suave que ayuda a regular el pH del estómago, disminuyendo el exceso de acidez que produce úlceras e irritación.

Consume una porción de banano, o bien, inclúyela en tus batidos y desayunos.

Beber agua de arroz

Las fibras que se concentran en el agua de arroz son útiles para apoyar el proceso de digestión. Sus nutrientes actúan como calmantes naturales en el estómago, ayudando a regenerar los tejidos irritados por los ácidos.

Cuece arroz en agua, sin añadirle aliños, y consume el líquido 2 o 3 veces al día.

Limitar el consumo de irritantes

Hay muchos alimentos irritantes que pueden hacer más graves los síntomas de la gastritis, en especial cuando se consumen durante una crisis de la enfermedad.

Es primordial que limites la ingesta de lácteos, frituras y comidas picantes, por lo menos mientras sientes alivio.

Aumentar el consumo de agua

Los pacientes que tienen este problema estomacal deben consumir suficiente agua para garantizar un buen proceso de digestión. La poca ingesta de líquido facilita las alteraciones en el pH, permitiendo que los jugos ácidos causen daños.

Asegúrate de tomar entre 6 y 8 vasos de agua al día.

Si no te gusta tomar agua sola, consúmela con un poco de limón o en infusiones.

Ten en cuenta estas recomendaciones y úsalas como aliadas de tu tratamiento contra la gastritis. Consulta al médico de forma periódica para evaluar en qué estado está la enfermedad.

 

Tomado de: mejorconsalud