Tu pareja podría perder interés en ti por estas cuatro simples razones

Foto: Pinterest

Es un hecho tan triste como verdadero: la “locura de amor” y la emoción de un noviazgo nuevo se esfuman tarde o temprano. El tiempo pasa y las relaciones de pareja cambian inevitablemente.

En los peores casos, el “desencanto” no logra superar la cotidianidad ni evolucionar a las siguientes etapas: la ruptura se hace presente.

La Dra. Kelly Campbell —terapeuta experta en parejas y profesora de la Universidad Estatal de California— ayuda a quienes llegan a su consultorio a sobrellevar toda clase de rompimientos.

Con todos sus años de estudios y experiencia, Campbell escribió de manera reciente para Psicology Today los cuatro principales motivos por los que las parejas se separan. Su lista se enfoca en los primeros meses de noviazgo, cuando el encanto es “evidente” y hay más dudas respecto a las causas de separación:

Falta de autoconfianza

Contrario a lo percibido por la opinión popular, Campbell afirma que la falta de confianza en el otro no es el problema más común por el que las parejas deciden separarse:

«Muchas veces el conflicto reside en la falta de seguridad en uno mismo y en severos problemas de autoconfianza. Si nuestra pareja percibe una constante autocompasión y un marcado papel de víctima en nosotros, la incomodidad y el hartazgo se apoderarán del foco principal de la noviazgo».

En estos casos, Campbell siempre recomienda a sus pacientes trabajar en su propia autoestima, cuidar de uno mismo es tan importante como cuidar de la pareja.

Siempre resulta agotador sentir una constante infelicidad en quienes nos rodean y sólo estar escuchando quejas. Lo “tóxico” que envuelve a estas interacciones se agrava al traspasar la intimidad de pareja.

Foto: Pinterest

Falta de espacio personal

Campbell cita que es posible “ahogar de amor”. El afecto y los detalles románticos son un pilar importante en todas las relaciones, pero en exceso pueden empalagar a cualquiera.

Para la experta en amor y separaciones, la clave está en nunca traspasar la barrera de lo individual:

«No es lo mismo mandar un mensaje cariñoso al celular de nuestro compañero mientras trabaja, a ir sin avisar a su oficina e interrumpirlo para ir a comer juntos. Hay ocasiones especiales para dar este tipo de sorpresas, pero todos necesitamos tiempo en solitario».

La Dra. Campbell invita a guardar “la magia” de los detalles románticos conforme la relación avance.

Foto: Pinterest

Haber creado una “chispa” demasiado fugaz

Algo muy relacionado al punto anterior: saturar a otra persona de cartas de amor, “cursilerías” y regalos mata la relación en los primeros meses.

Campbell sabe que es común que el enamoramiento haga “perder el piso” a sus pacientes, por ello, aunque les recomienda nunca abandonar los pequeños cumplidos y muestras de afecto, siempre llama a no exagerar.

«El encanto de los primeros días de noviazgo es innegable, muchos cometen el error de “colmar de amor” a su pareja hasta producir hartazgo. Para bien o para mal, esta “complacencia” disminuye con el paso del tiempo y pueden ocurrir dos cosas que lleven la relación a su fin: el detallista esperará exactamente lo mismo de su compañero, o bien, el halagado se sentirá presionado».

Es importante que la pareja hable de sus expectativas desde el comienzo, no es que se sienten a hablar de boda y ambos salgan huyendo, pero siempre es bueno saber de manera sutil los fines de cada relación.

Foto: Pinterest

Lugar inadecuado, momento inadecuado

Si la confianza está bien, cada uno posee su espacio personal y los detalles están en el rango de lo normal, todo debería ir bien en la relación, ¿no? Pues según Campbell, NO.

Kelly Campbell cita numerosos casos en su consultorio en los que sus pacientes le dicen no saber por qué terminaron su relación. Para esta experta, sólo existe una razón lógica.

«A veces simplemente no es el momento de entrar en una relación. Por supuesto, es común que se empiece a salir con alguien por presión social y puede ser fabuloso en todos los sentidos, sin embargo, cada quien vive sus procesos de forma diferente. Preferir la soledad no es ningún crimen, aunque siempre es ideal dejar esto claro desde el principio a los pretendientes».

Campbell invita a los “afectados” por este tipo de ruptura a ser maduros y a entender que la frase “no eres tú, soy yo”, no siempre es excusa insulsa, en realidad puede contener una gran dosis de dolorosa y necesaria verdad.

Foto: Pinterest

Como simple consejo general, Campell invita a todos sus pacientes a fortalecer su autoestima. Dada la gran verdad de que “cada cabeza es un mundo”, vale más el amor propio antes que cualquier otro.

Fuente: vix.com